Aprender no solamente se lleva a cabo “desde adentro”, experimentando y conociendo de primera mano: aprender también implica reflexionar sobre el proceso. Anteriormente experimentamos el Breakout. Hoy nos tocó verlo desde afuera y documentarlo, para participar en la reflexión posterior que los nuevos participantes emprendieron. La reflexión sobre la experiencia en este caso se complementa con la reflexión sobre lo que se puede observar de la experiencia.

Breakout volvió a mostrarse como una actividad muy entretenida pero, sobre todo, como una que da lugar a este proceso de reflexión doble, sobre lo que se experimentó y sobre lo que se observó de esa experiencia. Me pregunto si esta misma dinámica se podría aplicar al proceso de aprendizaje. Aprender en un proceso, aprender pensando en lo que aprendí en el proceso, aprender compartiendo lo que ví que un tercero experimentó durante su proceso de aprendizaje.