Pasaron más de 10 días desde el final de la capacitación superintensiva con Silvia y recién ahora me puedo tomar el trabajo de comenzar a reflexionar sobre lo que incorporé, y sobre cómo lo podría aplicar este año. Estoy pensando en apelar al Google Classroom para agilizar la comunicación de múltiple vía entre mis alumnos de un curso particular, y yo. Compartir información, comentar casos particulares, ensayar encuestas. Elegí ES 3, la materia Construcción de Ciudadanía, porque creo que otorga un buen espacio para debatir temas que nos interpelan a todos, todos los días. Le consulté a los chicos y las chicas de ese grupo y me dijeron que les interesa la idea. A partir de la semana que viene comienzo a armar el “Classroom -aula- virtual”. A ver cómo sale…

Mientras tanto, sigo sin encontrarme con Twitter. Creo que todavía no tengo nada para decir, y no tuve tiempo para ponerme a escuchar otras voces. Además, en estos 10 o 15 días “alejado” de los medios, de la dinámica que empleamos durante la capacitación, volví a transformarme en un conservador de la comunicación. Volví al lugar en el cual tengo mis reservas respecto de la utilidad y los riesgos de virtualizar mis actividades. Volví al tiempo en el cual considero que esta advertencia es real: