Welcome 2018

Faltan pocas horas y comienza un nuevo ciclo lectivo en la Goethe Schule. Ya hace más de un mes que dejé de estar en modus vacaciones, pero ante la inminencia del comienzo y los muchos cabos sueltos que fueron incrementándose estas últimas dos semanas, hoy tuve la necesidad compulsiva de sentarme con mi sketchbook y hacer un poco de terapia.

El año pasado fue intenso, loco, muchísimo trabajo. Y fui tan ilusa que este año iba a tener más camino recorrido. Pero en la educación ya me di cuenta que nada es previsible, nada es lineal, nada se repite.

Antes que nada, los chicos no son los mismos. Están los que no conozco. Y si los conozco, ya no son iguales. En esta etapa de sus vidas los cambios se precipitan, un verano puede ser definitorio. Así que hay que estar preparado para encontrarse con estos seres humanos imprevisibles, emocionales y desconocidos. No hay fórmulas.

A esto se suma que en nuestro colegio, los cambios estructurales son moneda corriente. Con mucho dolor tuve que decirle adiós a Ambiente, Desarrollo y Sociedad, a los pedacitos de ilusión que me generaba trabajar con los futuros egresados los temas que delinean nuestro paradigma de cómo vemos a nuestro planeta y cómo queremos vivir para convertirlo en un lugar más habitable, justo y próspero. Confío en que otros colegas abordarán estos ejes desde sus materias y en particular desde el proyecto de Escuela Sustentable liderado por la apasionada Edith Neumann.

Como no hay mal que por bien no venga, este año voy a incursionar nuevamente en la biología, este año con desafíos novedosos: la fisiología del cuerpo humano, un tema en el que no me muevo como pez en el agua pero que me entusiasma investigar y aprender para enseñar.

Otro tremendo desafío es que tengo que enseñar en alemán. Y eso implica aprender metodologías específicas para enseñar una materia en idioma que para los chicos no es materno. Mucho material para asimilar y nuevos colegas con los que trabajar y aprender.

En Salud y Adolescencia el año pasado logré muchos cambios y pienso este año profundizar en esos cambios. Un objetivo principal es seguir trabajando en proyectos, pero no en paralelo en 5 cursos, ya que me resulta muy difícil de seguir. Darles más trascendencia a nivel escolar. Intentar concretar lo que nos proponemos. Darles visibilidad a los chicos.

Sobre todo, para ambas materias, profundizar la reflexión y mejorar la evaluación, seguir encontrando formas de hacer el aprendizaje visible y entender qué pasa en la cabeza de los chicos. Cómo aprenden.

Ojalá sea un año bueno para todos, con muchos momentos de trabajo con colegas, espacios para divertirnos.

Y un excelente viaje a Alemania con mi querida camada CXXI y un gran equipo de colegas!

Leave a Reply

Abrir la barra de herramientas