Aprendizaje cooperativo: fact or fiction?

Vean las siguientes foto:

 

 

 

Grupos de alumnos, sumergidos en la investigación a través de sus netbooks. Sentados en forma grupal alrededor de las mesas.

Para el distraído, una típica situación de trabajo grupal, o si lo queremos poner en términos pedagógicos, muy fácilmente nos luciríamos con el término de “aprendizaje cooperativo”. Porque está en nuestro ideario, es uno de los ejes fundamentales del aprendizaje. En la vida nadie trabaja solo, hay que saber aprender junto a otros.

Pero si miramos un poco más detenidamente rápidamente nos damos cuenta de la triste realidad: no hay ni siquiera un cruce de miradas genuino entre ninguno de los integrantes del grupo. Este trabajo resultó totalmente individual, sentados en una proximidad física que bien podría no haber existido.

El único momento de interacción fue cuando repartí los temas: órganos sensoriales (Sinnesorgane). Tema difícil para chicos con dificultades de manejo del idioma alemán. A un grupo le asigné el ojo, al otro el oído, al otro la nariz…etc. Debían preparar una presentación explicando estructura y función del órgano,con foco en su capacidad sensorial.

Inmediatamente luego de armados los grupos (por mi y al azar), el cabecilla del grupo decidió quién tomaba qué parte. Hasta acá, se cumplió con una de las premisas: se ocupan de que el trabajo se reparta equitativamente. Pero el próximo paso ya falla: las responsabilidades individuales son variables (obviamente como se espera para la diversidad y heterogeneidad en un aula con chicos y chicas de 14 años), y tampoco son responsables solidarios. Si alguno no trabajaba bien, el resto se conformaba con que “su parte” al menos iba a estar bien. Con lo cual el concepto como un todo ya comenzaba a resquebrajarse.

En repetidas ocasiones les pedí que interaccionaran. Cómo puede alguien entender la función del oído interno, si no sabe siquiera dónde queda? Porque nunca se comunicó con su compañer@ que estaba a cargo de escribir y entender la estructura.

Fue en vano. Quedó más que claro el día de las presentaciones. Cada chico presentó “su” parte. Algunos habían desarrollado mejor que otros. En cuanto el que había trabajado más superficialmente o evidenciaba que en realidad no se había apropiado del conocimiento de “su” parte era observado por mi, como evaluadora, el resto de los compañeros le enviaban miradas asesinas, culpabilizando al individuo de lo que fue una falla de funcionamiento grupal.

Definitivamente, no hubo situaciones de conflicto cognitivo tan enriquecedor en el grupo. No pude ver interdependencia positiva. A duras penas el resultado fue la suma de las partes. Y ni siquiera eso.

Me pregunté si sería un problema el trabajar con netbooks.

Pero en realidad si lo hubieran tenido impreso, lo que hacen es repartirse los párrafos. Cómo pueden entender un párrafo sin haber leído los 3 anteriores?

Definitivamente tengo un desafío enorme por delante, y es volver a comenzar de cero con el tema del trabajo grupal. Encontrar estrategias didácticas que los obliguen a trabajar interaccionando, enriqueciéndose, peléandose.

En cuanto tenga mejores resultados, sin duda que lo voy a publicar con más alegría!

Para finalizar, solo quiero decir que me quedó muy claro cuán importante fue para mi documentar fotográficamente esta situación, donde sin mediar palabra, se puede ver realmente cómo no cooperan.

3 Responses

Page 1 of 1
  1. sandrac 30th abril 2018 at 10:59 pm | | Reply

    Absolutamente clara tu visión de la realidad de esta clase, y como decís, totalmente visible en las imágenes.
    ¿¿Qué entienden los alumnos por trabajo grupal?? Creo que no es lo que los docentes esperamos…..
    Nuestro gran desafío, modificarlo.

  2. Silvia Rosenthal Tolisano 7th mayo 2018 at 2:29 pm | | Reply

    @Evelyn,
    Otra entrada tuya que demuestra que cuando uno observa con mente de documentador uno descrubre prejuicios, tendencias, patrones, malentendidos, que quizas no se hubiera dado cuenta sin tomarse el tiempo de capturar y reflexionar.
    Super interesante investigar más sobre el trabajo colaborativo y las capacidades y habilidades relacionados con ese trabajo.

  3. Silvia Rosenthal Tolisano 7th mayo 2018 at 2:44 pm | | Reply

    @Evelyn
    Acá hay una blog post de una colega sobre trabajo colaborativo en una investigación y como cambia la evaluación… no exactamente de que hablabas vos… quizás un desafío más adelante…pero igualmente interesado… la diferencia entre cooperación y colaboración…
    http://langwitches.org/blog/2014/09/02/rethink-how-we-assess-group-research/

Leave a Reply

Abrir la barra de herramientas