Primer experiencia de videoconferencia en sala de 3.

Hoy realizamos la primer videoconferencia del año con los alumnos de la sala de 3.

En el siguiente LINK, podrán ver el blog de la sala donde se encuentra bien detallada la actividad, aquí encontrarán solo algunas reflexiones.

Desde el momento que pensé en realizar la experiencia, me  imaginé a mis alumnos como espectadores. A medida que fueron avanzando los días me pregunté por qué no hacer una división de roles para que ellos registren el momento, aunque muchas dudas  me invadieron…; ¿Podrán documentar? ¿Se pelearán todos por filmar o sacar fotos? ¿Se dispersarán mirando lo que hace el otro y no prestarán atención al entrevistado?;me aventuré a una videoconferencia tal como la hacen los más grandes de la escuela, y los resultados fueron sorprendentes.

Los pasos de la videollamada:

  1. Dividimos los roles, pensé que iba a ser complejo, pero rápidamente cada uno eligió qué quería hacer ( realizar las preguntas, registrar mediante: dibujos, fotos, videos.)
  2. Comentamos algunas reglas de comportamiento (haciendo hincapié en la importancia de no hacer ruido,ya que sino no se puede escuchar lo que se habla.)
  3. La videollamada: realizamos tres llamados hasta que logramos ponernos en contacto con Hugo, esto generó que los chicos se dispersen un poco. Los que estaban encargados de hacer las preguntas, abandonaron sus puestos y tuvimos que realizar un cambio de roles de último momento.
  4. Con la comunicación en marcha cada uno mantuvo su rol por los primeros 10 minutos. Luego algunos niños quisieron sumarse a la propuesta de dibujo y con mi colega lo permitimos. A medida que a los alumnos se les iban ocurriendo preguntas se acercaban al lugar de los entrevistadores para realizarlas.
  5.  Fin de la videollamada: todos se acercaron a la cámara para despedir al entrevistado. La comunicación duró aproximadamente 30 minutos, tiempo que considero adecuado para la edad de mis alumnos.

Puesta en común:

Una hora después de la videoconferencia tuvimos clase de música y espontáneamente los alumnos le contaron al profesor qué habían hablado con Hugo, momento en el que aprovechamos para evaluar la experiencia. Una gran sorpresa fue que uno de los alumnos que se pasó la mayor parte de la videollamada caminando de una punta a la otra de la sala comentó que Hugo hacía barcos de guerra, lo que es totalmente cierto.

Mi reflexión:

Una vez más los alumnos te demuestran que la teoría tan presente al final no la tenías y que la imagen de clase correcta que perpetúa en tu cabeza, aún sigue (por momentos) perteneciendo a la del siglo pasado. Uno tan focalizado en trabajar las inteligencias múltiples y en darles la opción de que elijan qué rol quieren cumplir en la videoconferencia y después termina juzgando que el niño que camina no presta atención porque no se incorporó en ninguna de las propuestas, y sí , ÉL aprende en movimiento y ya lo ha dejado bien demostrado en otras oportunidades.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *