Descubrir tu pasión lo cambia todo

Me propuse volver a leer “El elemento” de Ken Robinson. Libro que había leído por una invitación de nuestro Director General Gerald Splitt, y ahora me disponía a retomar con todo lo aprendido en estas semanas junto a la Cohort Goethe 2018.

Me detengo en estas ideas:

  • “Las escuelas no valoran las cosas en que los alumnos son buenos”.

Como educadores tenemos que ser concientes del impacto que generamos con nuestras apreciaciones e intervenciones en nuestros alumnos. Si alentamos sus logros, seguramente adquirirán más confianza en sus aprendizajes.

Aquí me detengo con una pregunta: ¿sabemos en qué cosas se destacan nuestros alumnos fuera del ámbito del colegio?, ¿los alentamos en sus competencias extraescolares?, ¿sabemos con qué se apasionan nuestros alumnos?.

  • “El Elemento es el punto de encuentro entre las aptitudes naturales y las inclinaciones personales”. “Lo entiendo/capacidad, me encanta/vocación, lo quiero/actitud, ¿dónde está?/oportunidad“.

Muchas veces nos encontramos con situaciones que nos apasionan, en las que el tiempo parece detenerse, que nos exigen un desafío para lograrlas, y que son una oportunidad para descubrir algo que no hubiéramos descubierto solos.

Me permito otra reflexión, ¿brindamos a nuestros alumnos variedad de propuestas para que puedan conocer sus oportunidades?, ¿en nuestras planificaciones están presentes las inteligencias múltiples?.

  • “Reunirse con gente que comparta la misma pasión para encontrar inspiración”.

Coincido en que el grupo que comparte los mismos intereses alienta e incentiva. También reflexiono que si uno amplía el grupo, las experiencias pueden sorprendernos cuando entablamos vínculos con personas que nos ayudan a ver desde otro ángulo o a pensar oportunidades que no las habíamos considerado. Es nuestra tarea como educadores tender puentes, mostrar los aprendizajes de nuestros alumnos, celebrar con otros los logros y proyectos de otros grupos. Todas son oportunidades para encontrar nuestro Elemento.

  • “Hay barreras que se nos presentan para encontrar nuestro Elemento. Barreras personales, sociales y culturales”. Temor al fracaso, inseguridad, crítica del entorno, falta de motivación.

Muchas veces nos invade la tentación de seguir haciendo las  cosas del mismo modo y tenemos temor a profundizar en lo que aprendimos. ¿Les pasará esto a nuestros alumnos? No lo creo, aprendamos de ellos y démosles instancias para que desplieguen sus talentos. En este sentido vuelvo a pensar en nuestra conversación con Joy Kirr y su “Genius Hour” quien le da la oportunidad a sus alumnos de mostrar sus intereses y talentos.

Releer el libro me hizo pensar en una frase que  me gusta decir que “tengo en mi mesa de luz”.

Nadie es responsable por lo que le sucede, pero si por lo que hace con lo que le sucede”

Aprovechemos las nuevas oportunidades, estemos atentos a las oportunidades que nos muestran nuestros alumnos y generemos un clima escolar propicio que los lleve a descubrir su Elemento. posiblemente algunos no lo logren en lo inmediato pero los vamos acompañando.

 

3 thoughts on “Descubrir tu pasión lo cambia todo

  1. @Liliana uno de nuestros temas en el Taller de Computación era nuestra PASIÓN, qué nos motiva, qué nos gusta hacer. Les costaba al principio decidirse por alguna en especial, qué mostrar, recuerdo en muchísimos videos la emoción y toda la información que lograron transmitir. En los talleres tenemos muchas veces el tiempo necesario para descubrir lo que nos motiva especialmente y si logramos que alguno de nuestros alumnos descubra su pasión… objetivo más que logrado.

    • Gracias por tu comentario Heidi. Qué importante lo que decis acerca de ayudar a los chicos a descubrir lo que les gusta, lo que los inspira, evidentemente es algo en lo que los tenemis que guiar para que identifiquen sus interese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *