Una segunda oportunidad para Twitter (Parte 2)

Hola, schule!

Hoy estuve un poco reflexiva. Y lo que me hizo reflexionar sobre la educación, fueron las redes sociales.

Ya había hablado anteriormente de que no me gusta Twitter. Y entre las varias razones que encuentro para que no me guste, la más notoria es la parte estética.

Les muestro para que me entiendan…

¡TWITTER ES FEO! (Y no mientan… no es “belleza exótica” ni “funcional”. Es feo.)

Pero, claro, yo me quejo de la estética de Twitter y, sin embargo, cada año sigo cometiendo la aberración de darle a mis alumnos para leer el libro Martín Fierro en una versión viejísima, con las hojas amarillentas y rotas. (WHAT?!?!)

Así que si a mí me funciona Instagram, Pinterest pero no Twitter… ¿podrá ser que a mis alumnos les pase algo parecido con los libros? ¡OBVIO, Mariana!

 

Hay alumnos a los que todavía les gusta copiar en sus carpetas con biromes decolores… y no soportan el brillo del Power Point

Hay alumnos que descargan todo en PDF… para no tener que revisar miles de papeles y no encontrar nada

Hay alumnos que no leen un libro jamás… pero escuchan Podcasts

Hay alumnos que no tienen paciencia para ver un video de 10 minutos… pero ven 10 videos de 1 minuto

 

Ahora, la pregunta… ¿cómo hago para enseñar el mismo contenido a adolescentes totalmente distintos, que eligen diferentes formatos?

Los dejo con esa inquietud… ¡espero sus respuestas!

Con cariño,

Marianita

 

 

4 Comments

  • Evelina Mahler commented on febrero 25, 2019 Reply

    Definitivamente, sos un esteta! Y yo no lo soy. Y me encantó tu reflexión, no tengo nada que contestarte porque no hay fórmula. Supongo que la clave es tratar de conocer a los alumnos lo mejor posible y dejarles aprender cómo ellos quieren y más los motiva. En vez de leer el Martín Fierro, vale un podcast sobre el Martín Fierro? Qué quiebre con lo que nos inculcaron! No sé si podría…. ¿qué valor adicional tiene el tener que bancarse un libro aunque no sea el formato que te “divierta”. ¿Todo tiene que divertir? ¿Todo es diversión en tu vida? ¿En la Universidad, en tu laburo, te van a dar a elegir y te la tenés que bancar? Y sin embargo… qué queremos? Que capten la esencia y el contexto de una obra clásica o que el desafío principal sea tragarse un formato que espanta a muchos? Lucho todo el tiempo con estas preguntas.. Pero ofrecer un abanico de herramientas y establecer prioridades es clave. Pensar en las inteligencias múltiples y en cómo cada uno aprende, como para que cada uno pueda desplegar al máximo su potencial sin tener que quedar apresado por forma o formato…
    Besos!

    • marianita commented on febrero 26, 2019 Reply

      Tal cual! Estoy 100% de acuerdo… a veces estoy tan mareada que ni siquiera yo sé cuáles son las prioridades. Volviendo al ejemplo del Martín Fierro, a veces me pregunto, ¿es necesario seguir dándolo en clase? Mi respuesta inmediata es SÍ (defensora de la cultura), pero luego surge la duda… ¿cómo lo hago más atractivo? y la otra GRANDÍSIMA duda, ¿POR QUÉ tengo que hacerlo más atractivo? Soy profesora, no animadora de cumpleaños…
      Bueno, tal vez hay que insistir, probar y equivocarse…
      Besos, Eve!

      • Silvia Rosenthal Tolisano commented on marzo 5, 2019 Reply

        @mariana
        Me provocaste una sonrisa al leer “no soy animadora de cumpleaños” detrás de mi pantalla 🙂
        Estoy 100% de acuerdo con vos… esto no es nuestra responsabilidad. Pero la siguiente pregunta que tengo (y Evelyn también) es, como podemos apoyar a nuestros alumnos de desarrollar las habilidades y capacidades de poder dar evidencia de su aprendizaje sin la restricción de un formato. Que ellos eligan como demostrar que aprendieron… que ellos sepan QUE es evidencia y COMO mostrarlo.

        No solamente “tal vez” hay que insistir, probar y equivocarse… sino SEGURAMENTE!
        A investigar… a documentar y a compartir para entender mejor…

        • marianita commented on marzo 9, 2019 Reply

          Sí! Ahora que empezaron las clases es el momento de probar y equivocarse. Para nosotros y para nuestros alumnos también.
          Los errores son inevitables, pero de ellos se aprende!

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Abrir la barra de herramientas