To grade or not to grade – Episodio 3: Lo que aprendí de Snapchat

¡Hola, Schule!

Acá estoy nuevamente con mis reflexiones… Creo que el tema de las notas ya se está convirtiendo en una de mis tantas obsesiones (junto con el baile y las sagas de literatura juvenil).

Quería compartirles esta curiosa historia, que, más que historia fue un A-HA moment que viví hace no demasiado tiempo.

 

La educación en nuestro país se basa, claramente, en un sistema de premios y castigos.

Es simple: si estudiás, te ganás un premio (ej. buenas notas); si no estudiás, recibirás un castigo (ej. reprobar el año).

Si te portás bien, te ganás un premio (ej. mejor concepto); si te portás mal, recibirás un castigo (ej, amonestaciones).

O, al menos, así se supone que es…

 

De esta manera, podríamos imaginar que este sistema resulta muy desmotivador para un estudiante…

via GIPHY

 

Pero la historia comienza aquí…

Conocí la App Snapchat unos años atrás, aunque no le di demasiada importancia hasta el año pasado. Mis alumnos me habían creado una cuenta en la que nos comunicábamos por cuestiones escolares. Si bien la utilicé durante un tiempo muy breve, fue una buena experiencia, ya que por ese medio compartíamos fotos de libros, frases y demás.

Hasta que un día, descubrí lo siguiente…

Snapchat tenía una característica que la diferenciaba de otras redes sociales: se manejaba por el famoso “sistema de fuegos”.

 

¿Qué son los “fuegos” y cómo funcionan?

Cada día que vos, como usuario, intercambiás Snaps (fotos) con un contacto a través de esta App, ganás un emoji de un fuego que figurará al lado del nombre de tu amigo.

Por ejemplo, si tu amigo y vos intercambiaron fotos durante 15 días seguidos, al lado de su nombre podrás encontrar un fuego con el número 15.

Esto SOLAMENTE se da si ambos mandan fotos en esos días.

Si durante 24 hs seguidas no hay intercambio de fotos de una o ambas partes, se pierden los fuegos… SÍ. Aunque tuvieran 180, se pierde todo y vuelven a 0.

 

¿De qué sirven los “fuegos”, querrán preguntar?

DE NADA. No hay plan Premium, no hay Bonus, no hay regalo de Navidad para el ganador de los fuegos snapchateros… Y, sin embargo, los adolescentes estuvieron obsesionados con esta red durante un tiempo considerable…

 

Lo que me lleva a pensar… ellos, MIS estudiantes, los que tanto se quejan de los exámenes y las notas… ¡estaban eligiendo una App que los premia y los castiga!

via GIPHY

 

Ese fue mi A-Ha moment. Ese fue el instante en que descubrí que a veces no hay mayor motivación que un premio (sea una buena nota o un fuego) o el hecho de esquivar un castigo (sea mala nota o pérdida de fuegos).

Tal vez nuestros alumnos últimamente están tan acostumbrados a que los castigos que reciben sean cada vez menores que se buscan una red social que los estimule de esa forma… Pero, no sé, no soy Psicóloga.

 

Por lo tanto, me pregunto… ¿es TAN malo el sistema de premios y castigos que aplicamos en los colegios?

Los escucho…

 

Con cariño,

Marianita

2 Comments

  • paulag commented on noviembre 1, 2019 Reply

    Marian muy buen Post!
    El sistema de notas, esta muy arraigado en todos nosotros (nuestros alumnos incluídos) Días atras una alumna me pregunto y esto que nota tiene?A esta pregunta, cómo crees vos que puedo evaluar lo que sabes de estos conceptos? Gran pregunta porque en ESE MOMENTO tuvo su propia respuesta: LA propia explicación de todos los conceptos interrelacionados.
    Una vez una docente en la Universidad, dijo algo que siempre quedo registrado en mi mente: TODOS los alumnos ESPERAN ser corregidos, ahora el Cómo? debemos llegar a un acuerdo pedagógico y por supuesto, cumplirlo.
    Seguimos conversando sobre el tema…

  • Silvia Rosenthal Tolisano commented on diciembre 23, 2019 Reply

    @Mariana
    Tus reflexiones acerca que motiva a tus alumnos y que no, son parte de un proceso muy importante del aprendizaje. Esas reflexiones son necesarias en nuestro momento en el tiempo cuando necesitamos cuestionar y re-cuestionar todo en la educación para tomar decisiones que se tiene que quedar… que sigue relevante, que tenemos que abandonar por que ya no es relevante y con que hay que hacer un upgrade.

Responder a Silvia Rosenthal Tolisano Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Abrir la barra de herramientas