El Blog de Mariana

mirar…reflexionar…compartir…construir puentes…

Yo solía pensar que el aprendizaje era…

| 5 Comments

Cuando era estudiante solía pensar que el aprendizaje se basaba en “sentarse a estudiar,” en incorporar y asimilar los contenidos y conocimientos que estaban en un libro o impartía el profesor. Qué equivocada que estaba.

Mi experiencia docente y el tiempo, como también mis alumnos, me demostraron que ese proceso tiene muchos caminos, uno más rico que otro. Caminos dinámicos,cambiantes y amplios. En ese proceso y recorrido de caminos hay que mirar, descubrir, reflexionar y compartir.

Somos aprendices de por vida y todos aprendemos de todos…

 

 

 

 

5 Comments

  1. Un placer para mi acompañarte en este camino de reflexiones acerca del aprendizaje y de nuestra labor docente.

  2. “Todos aprendemos de todos”. Coincido. Somos eternos aprendices… y cuántos maestros dejamos pasar a veces por no reconocerlos!

  3. Coincido con la frase ¨Todos aprendemos de todos ¨y en lo importante que es compartir conocimientos y experiencias para que esto suceda. También de la reflexión de otro hay mucho para aprender, cómo c/u puede interpretar un concepto de otra forma.

  4. LA HUMILDAD

    Mariana al leer tu reflexión y luego el aporte de Gaby me vino a la mente la importancia de la humildad, la humildad de reconocer otras formas de aprendizaje, la humildad que es fundamental para aprender de la reflexión de otro, ETC.

    Mi amado PAULO FREIRE sostiene que la HUMILDAD es una de las cualidades indispensables que todo educador debe tener:

    Comparto con ustedes el texto de Freire en el que habla de la HUMILDAD:

    (…)la humildad exige valentía, confianza
    en nosotros mismos, respeto hacia nosotros mismos y hacia los
    demás.
    La humildad nos ayuda a reconocer esta sentencia obvia: nadie
    lo sabe todo, nadie lo ignora todo. Todos sabemos algo, todos
    ignoramos algo. Sin humildad, difícilmente escucharemos a
    alguien al que consideramos demasiado alejado de nuestro nivel
    de competencia. Pero la humildad que nos hace escuchar a
    aquel considerado como menos competente que nosotros no es
    un acto de condescendencia de nuestra parte o un comportamiento
    de quien paga una promesa hecha con fervor: “Prometo a
    Santa Lucía que si el problema de mis ojos no es algo serio voy a escuchar con atención a los rudos e ignorantes padres de mis
    alumnos”. No, no se trata de eso. Escuchar con atención a quien
    nos busca, sin importar su nivel intelectual, es un deber humano
    y un gusto democrático nada elitista.
    De hecho, no veo cómo es posible conciliar la adhesión al
    sueño democrático, la superación de los preconceptos, con la
    postura no humilde, arrogante, en que nos sentimos llenos de
    nosotros mismos. Cómo escuchar al otro, cómo dialogar, si sólo
    me oigo a mí mismo, si sólo me veo a mí mismo, si nadie que no
    sea yo mismo me mueve o me conmueve. Por otro lado, si
    siendo humilde no me minimizo ni acepto que me humillen, estoy
    siempre abierto a aprender y a enseñar. La humildad me
    ayuda a no dejarme encerrar jamás en el circuito de mi verdad.
    Uno de los auxiliares fundamentales de la humildad es el sentido
    común que nos advierte que con ciertas actitudes estamos cerca
    de superar el límite a partir del cual nos perdemos

    cOMPARTO LINK :

    http://josemramon.com.ar/wp-content/uploads/Para-educadores-Paulo-Freire-Cartas-a-Quien-Pretende-Ensenar-2002.pdf

    capitulo 4 !

Deja un comentario

Required fields are marked *.


Abrir la barra de herramientas