Escritores de relatos policiales… Los alumnos de 6to A y B

El cuento policial es una narración breve. Los hechos que en él se relatan no son reales, sino ficcionales, es decir, nacen de la imaginación del autor. El cuento suele tener pocos personajes y una línea de acción única y concentrada. En el caso del cuento policial, la trama gira en torno a un delito o crimen, y lo que se narra es el proceso para resolverlos.

 

Desarrollamos el proyecto de la siguiente manera

  • Analizamos diversos portadores de relatos policiales, y pusimos en juego los saberes previos y opiniones para abordar el tema.
  • Realizamos diferentes tipos de lectura: oral y silenciosa, comprensiva y recreativa.
  • Disfrutamos de varios cortos policiales en video: observando las características propias del relato policial.
  • Respondimos a preguntas, explicamos fragmentos, indicamos significados, completamos oraciones en forma oral para reflexionar y debatimos sobre el relato policial.
  • Reconocimos las particularidades del cuento policial.
  • Leímos cuentos policiales, adaptados para chicos, entre ellos, “El secreto de la Mona Lisa” de Eduardo González.

Cualquier enigma o misterio puede ser el puntapié para un cuento policial. Desde ese hecho, el detective seguirá las pistas para descubrir al culpable.

En nuestro taller de escritura y de documentos compartidos es que los alumnos iniciaron sus borradores, ediciones y publicaciones de sus producciones escritas.

Los invitamos a entrar en este maravilloso mundo del

relato policial…

Ejemplo de algunos de los Cuentos policiales de los alumnos de 6to B

Robo y asesinato en el aeropuerto de München

         Todo esto que vamos a contar, paso a mitad del verano cuando la secretaria del jefe de vuelos al exterior, Don Johan, lo encontró muerto en su oficina y sin los planos de las rutas de vuelo de aviones al exterior. Rápidamente, la familia, se encontró sin sus pasajes, ni pasaportes. Eso les parecía raro porque nunca había habido incidentes en ese aeropuerto. La secretaria era la principal sospechosa porque fue la primera en darse cuenta.

Enseguida llamaron al detective francés D’ Artagnan y su ayudante Munsa Reu.

Ellos fueron a la escena del crimen. D’Artagnan encontró el primer error de el o los asesinos: dejaron una mochila y dentro una carpeta con información de quién eran ellos, es más, hasta decía que los buscaban desde hacía ya algún tiempo y también conun poco de dinero que habían robado. Como se imaginarán el aeropuerto fue un descontrol y no despegaban los vuelos.

En eso, D’ Artagnan dice: “Bingo”. Él había encontrado un trapo húmedo en un extractor en el techo junto a un uniforme de limpieza en el piso de la oficina de Don Johan. “Ahora entiendo, fueron los conserjes del turno de la noche”. Fueron a entrevistar a los del turno de la noche y ellos tuvieron que confesar. El plan no era matar al jefe, era robar los planos para que unos amigos  terroristas causaran los incidentes y los aviones se desviaran y chocaran, lo que sucedió fue que justo cuando entramos por el extractor apareció el jefe y lo tuvimos que matar. Monsa Reu dijo:”Pero ahora que tenemos los planos no va a pasar eso”. Sólo restaba encontrar a los ladrones. La secretaria descubrió el escondite y tomó preso a los ladrones.

Pero a Monsa Reu le quedaba una pregunta, ¿Cuál era la necesidad de robar los pasaportes a la familia?

A eso D’Artagnan respondió fue para cambiar sus identidades y poder viajar a España para salvarse.

Con todo resuelto le agradecieron a D’Artagnan y a Monsa Reu y les dijeron que los iban a llamar para otro caso.

                    Escritores:  Rami y Santi

 

¡ EN EL COLE !

Manuel estaba ahí, sentado en su banco mirando por la ventana, hasta que en un momento se dio cuenta que la maestra estaba rara, miro hacia el  pasillo y la Señorita Verónica, el Señor Tomas y la Señora Clara estaban hablando, ellos estaban raros también… TOCÓ! Manu salió al recreo y se encontró con Juan y Renu, como siempre. Les contó lo que había visto y a ninguno de los dos les importó mucho, hasta que los dos vieron a sus maestros haciendo cosas raras como Manu les había dicho.

Cuando volvieron a la clase después del recreo a Vero se le cayeron unos planos  de la carpeta. Manuel los agarró sin que nadie se diera cuenta y los guardó en su mochila! Ese día, había invitado a Renu y a Juan a su casa pero cuando llegaron, esperó que tomaran el té y les mostró los planos.

Los tres se pusieron de acuerdo: a la noche tendrían que volver al colegio a ver que estaban tramando…!

eran las 22hs y se encontraban  los tres en el cole, estaban esperando que los maestros llegaran, pasaron como 30 minutos hasta que por fin los vieron, los maestros entraron al aula de quinto. Los escucharon hablar de la computadora de la directora Marta! Es verdad lo que estaban escuchando…??? Planeaban robarla!!! La directora tenía toda su agenda en su computadora, es decir,  que podrían saber dónde estaba, si es que la robaban!

Escucharon que todos se levantaron de la silla y se fueron corriendo.

A los tres días, la directora estaba buscando su computadora! Entonces, los chicos,  le contaron a la directora sus sospechas pero obviamente ésta no les creyó. Siguieron investigando a los tres maestros y notaron que cada dos días se reunían a la noche en el mismo lugar (el colegio), y por supuesto, los chicos los espiaban. Pero una noche cuando los espiaban se dieron cuenta de que no había nadie!

Al día siguiente, ya en el colegio pudieron notar que  la directora no aparecía, todos se preguntaban dónde estaría y al terminar el colegio la encontraron muerta en el estacionamiento de secundaria!!!

Ya todo tenía sentido! Si la directora moría, Verónica podía ascender al puesto de directora…

Fueron a la policía y le confesaron todo, les mostraron las pistas y ahí fue cuando les empezaron a creer.

Luego de arrestar a Verónica y a sus cómplices la  policía los felicito por semejante descubrimiento.

Escritoras Simone y Lucía

El gran engaño

Era una preciosa noche del 24 de diciembre. Toda la ciudad había comprado entradas para el gran acto navideño. El centro de atención era Eduardo Monzatela. Las mujeres suspiraban por él y los hombres estallaban en  aplausos al verlo aparecer.

Había comenzado la obra. Las luces se encendieron y entró una pequeña niña en escena. Ella decía que su sueño era ver a Papá Noel. En ese momento tenía que entrar Eduardo, pero no aparecía. Todo el mundo esperó su entrada, pero no aparecía. Sus compañeros lo buscaron hasta que uno lo encontró. Estaba muerto, en un rincón, atravesado por una bala en su cabeza. Uno de sus compañeros miró alrededor y pudo ver al director escapando de ese lugar. El testigo  se llamaba  Gonzalo Larreta y era un fiel amigo de Eduardo Monzatela. Al día siguiente, Gonzalo contrató a un detective y éste interrogó al testigo.

Detective:-¿Nombre?

Testigo:-Gonzalo Larreta.

-¿Qué estaba haciendo el día de ayer?

-Estaba hablando con Eduardo y me retiré para ver un rato la obra. Al ver que no aparecía en su escena me fuí a buscarlo. Cuando lo encontré estaba muerto en un rincón. A los pocos segundos alcancé a ver al director escapando.

-¿Cómo se llama el director y dónde vive?

-Le decimos “El Pájaro” Fernández, pero no sabemos su verdadero nombre. Él vive en la avenida Independencia al 4300. Es un edificio blanco muy alto, en el piso 14.

El detective lo interrogó al instante y solo hizo un par de preguntas para deducir que el director no había sido.

Muy pronto se enteró la policía y se metió en el caso. Mandaron el cuerpo al hospital y supieron que la bala que atravesó su cabeza era de calibre 25. La policía tomó eso como evidencia pero necesitaban más pruebas. Además encontraron un pedazo de tela cuadrillé en la escena del crimen. La policía también entrevistó a Gonzalo y él les dijo que el detective tenía una pistola y un abrigo de tela cuadrillé.

Interrogaron al detective y revisaron su abrigo y su pistola. Al abrigo le faltaba un pedazo de tela y su pistola era calibre 25, y justamente le faltaba una bala. aparte de todo, le pidieron su placa y nervioso respondió que se la había olvidado. Ya no podía aguantar la presion, así que, tuvo que decir toda la verdad: el pedazo de tela se le salió porque Eduardo se resistió hasta que se lo sacó. Declaró que él era el culpable. Así es, como ahora el detective sigue arrestado y nunca volvió a cometer un CRIMEN porque fue a la cárcel de por vida.

Tomas H.

Pueden seguir leyendo sus producciones en: http://marisag7.edublogs.org/2015/07/05/escritores-de-relatos-policiales-los-alumnos-de-6to-a-y-b/

About Marisa

Docente de Educación Primaria con el desafío de informar, experimentar y documentar lo que vive y siente en el aula.
This entry was posted in Generando cambios - Documentando. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *