Stop, miremos un segundo hacia atrás

Llegar a esta altura del año y poder hacer un alto y reflexionar acerca del camino andado, es algo que siempre deberíamos poder realizar. A pesar de estar inmersos en la vorágine de lo cotidiano, es importante, detenerse, mirar hacia atrás, releer lo que uno realizó y analizar lo que se transitó y de qué manera se hizo.

Cada año es diferente y a pesar de que hoy en día no estoy realizando el Cochort con la coach Tolisano, las ganas, las inquietudes, el querer seguir desarrollándome y creciendo siguen siendo mis focos y el incentivo permanente de poder sembrar, aunque sea, ese granito de arena que les despierte a mis alumnos la curiosidad por querer aprender, investigar y adquirir competencias y habilidades no solo para la materia sino brindarles herramientas para la vida y que le permitan poder afrontar y resolver diferentes situaciones, como también, poder buscar nuevas y variadas soluciones.

Apunto a que el intercambio sea cada vez más necesario y el trabajo en equipo sea lo cotidiano, que la colaboración y la solidaridad sean moneda corriente de las nuevas generaciones de chicos que estamos formando.

Durante este cuatrimestre, los desafíos abordaron distintas instancias de interpretación, comprensión, elaboración, anaálisis, metacognición y feedback entre otras,  otorgándoles la posibilidad de que cada uno mediante sus ritmos y tiempos de trabajo e incorporación de estrategias y contenidos, pueda acceder a herramientas indispoensables  que le posibiliten crecer en su propio proceso de aprendizaje y dar cuenta del mismo.
Permitir abrir las puertas y trabajar en aulas heterogéneas en un proceso tanto para el alumno como para el docente, ya que habilita un andamiaje y seguimiento totalmente diferente, una postura de acompañamiento basada en la confianza, el respeto y el compromiso con la tarea.

Es por eso, que al poner freno, bajarse de la zona de confort, correrse del camino y mirar atrás, permite que uno valore, reconozca y pueda evaluar con qué fortalezas debemos continuar y cuáles son las debilidades con las que debemos seguir trabajando para que se vuelvan fortalezas. No solo con la mirada puesta en los alumnos sino en el docente también, quien no es el protagonista sino el que brimda el andamiaje y las condiciones para que todo esto sea posible.

Estaremos en camino hacia esa dirección?
Sera nuestro desafío docente del futuro, lograr que este nuevo paradigma encuentre su curso?

About Marisa

Docente de Educación Primaria con el desafío de informar, experimentar y documentar lo que vive y siente en el aula.
This entry was posted in Generando cambios - Documentando. Bookmark the permalink.

2 Responses to Stop, miremos un segundo hacia atrás

  1. Silvia Rosenthal Tolisano says:

    @Marisa,
    No se puede dejar de subrayar la importancia de la reflexión dentro del aprendizaje continuo del docente. Pero es justamente esa reflexión que se queda por el lado muchas veces.
    Con tu reflexión compartida, los lectores de tu post se pueden sentir “reflejados” también. Se pueden sentirse identifacados. Modelar como reflejamos es un acto de aprender y enseñar al mismo tiempo. Y ver como seguís reflexionando demuestra el valor que encontraste por ti misma (sin oficialmente estar en el cohort del año 2017, pero ser miembro de por vida 🙂

  2. Marisa says:

    Coincido con vos, Silvia. Dejaste una huella marcada a fuego en cada una de nosotras o por lo menos en mi, que ya no puedo desandar. Me cambió la mirada, la forma y la interacción. Todo un aprendizaje continuo. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *