Un momento para reflexionar acerca de mi recorrido transitado a lo largo de este año

Promediando el año escolar es un buen momento para tomar distancia y autoevaluar el desempaño y desarrollo de lo transitado hasta hoy. Considero que la palabra evaluación me remite a situaciones vividas cargadas emocionalmente que han dejado huellas en mí y en los que interactuaron conmigo. Esto generó momentos de mucha ansiedad, inquietud, intriga pero sobre todo pasión por el desafío. El descubrir herramientas, plataformas, programas y desarrollar habilidades que me permitieran investigar, crecer, avanzar y enriquecerme con el otro fue lo que me permitió darle significación a este proyecto. Además de catalogar éticamente, determinar situaciones causales en forma arbitraria, justificar decisiones, clasificar, compartir y publicar que son repertorios de acciones cotidianas y los que posibilitaron el registro del proceso enseñanza – aprendizaje.

Por otro lado, también considero que la auto reflexión y autoevaluación de sí mismo es un compromiso que debería promover que toda práctica refuerce los pilares fuertes de cada uno y ajuste aquellos puntos que se hallan debilitados o deficitarios.

Luego de esta pequeña introducción, me remito a poder desandar mis pasos y repensar instantes del proceso.

Comencé el Blog sin saber cómo iba a lograrlo, ni cuál sería el sentido del mismo. Horas de sueño fueron dedicadas a investigar, crear, consultar y probar. Por fin, la idea de para qué serviría el blog estaba contemplada. Fue a partir de ese momento que todo cobró sentido para mí y comenzó a fluir. Decidí armar secciones con contenidos de ayuda para mis alumnos, actividades para realizar y por último un lugar para poder expresarme y que ellos también lo hicieran. El poder publicar y compartir todo lo que íbamos creando es lo que nos permitió tomar conciencia del progreso y de las dificultades al emprender cada nueva actividad, de qué manera hacer visible el proceso, teniendo en cuenta los intereses de los alumnos sin perder de vista el contenido y los objetivos a desarrollar, dándole  la posibilidad a cada uno de valorarse más a sí mismos, de aumentar su autoestima, de sentirse más seguros, de tratar de respetar ritmos y tiempos de trabajo. El descubrir otra manera de vincularse con el docente, de interactuar con él haciendo consultas, dando aportes, expresando opiniones, etc, en definitiva, una forma diferente de comunicarse y mucho más cercana a su realidad. Compartir la elaboración de cuentos a través de multiplicidad de ideas con pares, registrar por medio de videoconferencias vivencias de aula, utilizar técnicas de estudio que les permitieran y posibilitaran hacer visible cómo lo habían pensado, diagramar y ejecutar videos que mostraran la interpretación de lo leído, escuchado y trabajado. El volver sobre el propio trabajo y reflexionar acerca de las habilidades y técnicas empleadas dando oportunidad así de dar cuenta la cantidad y calidad de lo que habían producido. Tratar de contar su vida en seis palabras, algo que parecía tan ajeno y tan alejado, los atrapó y los motivó a crear en muchas oportunidades y plantear nuevamente ante otros temas este desafío.

Puedo concluir que el sentido de esta clase de evidencias es brindarles a los alumnos la libertad de registrar su proceso de aprendizaje, en el marco de una materia, pero de acuerdo a sus propios intereses y tratando de  reflejarlo de una manera clara, sencilla y atractiva para todos.

Tomar conciencia, adquirir, transmitir y modelar una ciudadanía digital que nos permita valorar lo propio y ajeno en un mundo globalizado donde se acorten distancias y se achiquen fronteras de espacios como de idiomas. El desafío debería estar puesto en el poder vincularse con otros sin que haya barreras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *