Desafío Twitter

Al comienzo le tenía mucho miedo porque nunca había usado esta red social.. Pero con el pasar de los días me fue pareciendo hasta divertido poder twitear en base a las preguntas/consignas del desafío.

Creo que el tener organizado día por día qué escribir me ayudó muchísimo, ya que después se me dificultó y pude hacer un único tweet “espontáneo”.

Intento leer regularmente pero debo admitir que aún me cuesta incorporarlo como una red social cotidiana.

Espero ir aprendiendo y entusiasmándome más con el tiempo.

Pinterest: Más que un vestido de novia

Ya tenía una cuenta de Pinterest antes del Webenar con Silvia Tolisano. Pero únicamente lo usaba como fuente de inspiración, para mirar imágenes que me gustaban. Y ahí quedaba mi saber.. Por error, algunas veces, si hacía click en una imagen, me llevaba a una página que enseguida cerraba porque mi cabeza decía “basura”.

El Webenar me hizo darme cuenta que detrás de cada imagen que yo veo en la plataforma, hay alguna página, ya sea blog o no, que puede contener información de mi interés. Hablando a solas con Silvia le comenté mi reacción automática de cerrar enseguida las páginas que se abren, y me contestó que puede pasar que se utilicen imágenes llamativas que luego llevan a páginas que no tienen nada que ver con la imagen en si. Entendí que ahí estaba el secreto, en poder filtrar todo lo que es “basura” de lo que no. Ya que, sin ese filtro, caería todo en la misma bolsa y al final no se aprendería nada nuevo. Lo estuve poniendo un poco en práctica y realmente me he encontrado con blogs interesantes con muchos recursos para mi trabajo en la sala.

¡¡A seguir aprendiendo!!

¿Twittear? ¿Qué es eso?

”No, no uso twitter”

“No, no quiero usar twitter”

”No, no sé para qué sirve”

No, no, no y no. Siempre la misma respuesta para esta red social. Que difícil resulta abrir la cabeza cuando uno se encuentra en la ignorancia.  ¿Pero no es mejor darle una oportunidad, aunque sea para saber de qué se trata?

Este año me espera lleno de desafíos. Uno de ellos: twitter. Siempre estuve muy negada a esta red social, más que a las demás. Pero de a poco le voy encontrando sentido y este rechazo comienza a diluirse. La simple idea de pensar en la conectividad que ofrece me parece increíble. Poder conectarse globalmente con personas que comparten mis mismos intereses, de quienes pueda aprender como también viceversa, es algo que para mí es totalmente nuevo, y sin embargo es el mundo en el que vivo. Por eso me resulta  importante conocer todas las  posibilidades, ya que no solo es nuestro mundo, sino al que se suben nuestros niños, quienes precisan nuestro acompañamiento.

Espero poder aprender a usarlo productivamente a lo largo del año.