Cuando la dificultad se transforma en oportunidad

Desde el inicio del año escolar 2020  estamos viviendo una pandemia a escala mundial.  El COVID-19 puso a todos los ciudadanos en aislamiento social y obligatorio. De un día para el otro se separaron familias, se cerraron fronteras, se prohibió el desplazamiento de los ciudadanos.

Las escuelas se cerraron y se vieron obligadas a organizar un sistema propio de educación a distancia.  Las familias deberán seguir desde sus casas el aprendizaje de sus hijos, mientras que los docentes deberán gestionar desde las suyas -aisladas físicamente de sus materiales de trabajo, de su entorno de aula diario y  de sus colegas -una nueva modalidad de educación para la que no tuvimos tiempo de organizarnos de manera profunda e integral.  Y mientras pensamos cómo nos organizaremos ante este nuevo desafío, no debemos olvidar que esta situación estará afectando a todos en varios niveles:  los recursos económicos, la salud y el bienestar emocional.

¡Estamos viviendo un capítulo en la historia de la Humanidad!  Y estamos siendo protagonistas de un momento de la historia en lo que a aprendizaje y enseñanza se refiere.  Hasta ahora NUNCA tantos alumnos en el mundo y de manera simultánea se vieron excluidos de asistir a la escuela para recibir clases a distancia.  ¡Esto es una oportunidad única!

Nosotros podremos documentar, organizar, conectar, archivar y compartir nuestras experiencias, que serán únicas en cada escuela, según se organice.

El 13 de marzo se decidió el cierre de todas las escuelas en nuestro país hasta el 31 de marzo.  Llevábamos 11 días de clases del nuevo año escolar.  Los alumnos de 1ro. no habían completado su período de adaptación, y no todos los alumnos habían recibido sus libros de actividades.

El 16 y 17 de marzo los docentes trabajaron a tiempo completo en la escuela organizando las plataformas y el material de trabajo.

En Educación Primaria nos organizamos así:

1ro y 2do.:  Edublogs

3ro: Classroom / vía EMail

4to a 6to:  GoogleClassroom

Se diseñó una planilla compartida para volcar la planificación de las actividades semanales.

A partir del 20 de marzo se declaró la cuarentena obligatoria, y el colegio se cerró por completo.

Todos seguimos trabajando desde casa de manera virtual: los docentes, organizando la entrega, devolución y corrección de actividades, la Dirección, construyendo una nueva forma de gestión de la organización escolar.

En el próximo blog voy a ir detallando cómo fuimos avanzando en nuestra organización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *