Poniéndome mi sombrero de investigadora…

¿Poniéndome mi sombrero de investigadora? ¡Sí, debía probar, animarme, investigar, equivocarme, repensar y …

Me animé y comencé el desafío de presentar una herramienta nueva el Sketchnoting en 2do año de E.P.  Dentro de un proyecto de comprensión, llamado “Encuentro de culturas”, les expliqué a mis alumnos en qué consistía esta nueva herramienta de trabajo, mostrándoles diferentes ejemplos con los que contaba.  Luego de evacuar dudas, leímos nuevamente el material con el cual estábamos trabajando y les pedí que organizaran esa información de manera clara combinando textos y recursos gráficos.   

 Y nuevamente me sorprendieron…

 

Fueron surgiendo diferentes preguntas, dudas, y lo mejor de todo es que uno de mis alumnos me preguntó si ellos podían crear sus propios Skechtnoting… ¡Maravilloso, misión cumplida! Sobre qué temas les gustaría hacerlos, pregunté y sus respuestas fueron: sobre mi cumpleaños, películas, juegos de internet, mis vacaciones, etc.

Como se ve en las imágenes, fue un proceso de construcción y desafíos, de dudas, consultas, borrar y repensar lo que deseaban transmitir.

Una vez terminados me sentí muy contenta por el desafío cumplido.  ¡Por la semillita plantada!  Después de todo considero que de eso se trata educar.

 

Sketchnote, una herramienta para favorecer la comprensión.

El sketchnote, lógicamente es una herramienta que favorece la comprensión, es una manera creativa para tomar notas, combinando textos y recursos gráficos, haciendo visible el pensamiento.  Pero definitivamente no es para mí.  ¿Por qué?  A medida que lo íbamos trabajando con Silvia de manera amena y clara, me fui sintiendo incómoda, porque no me considero una persona hábil para convertir o combinar una serie de conceptos, ideas con imágenes, ¡ser creativa!  ¡Lo intenté!  Pero sé que es mi límite. De todas maneras, lo tomé y se lo expliqué a mis alumnos, como corresponde, con entusiasmo.  Y realmente me sorprendieron sus producciones. Definitivamente son muy creativos, abiertos y tienen muchas ganas de conocer y aplicar diferentes herramientas que nosotros, como maestros y escuela debemos brindar.  Y en ese sentido sí me considero una persona comprometida, abierta y responsable.  De todas maneras, seguiré intentándolo, porque de eso se trata este viaje que no tiene vuelta atrás.